Dióxido de Nitrógeno (NO2)

Los óxidos de nitrógeno se producen de forma natural durante la descomposición bacteriana de nitratos orgánicos, la combustión vegetal (incendios forestales y quema de rastrojos), las tormentas eléctricas, las erupciones volcánicas, etc. Por otra parte, este compuesto de emite principalmente en procesos de combustión por el tráfico vehicular, sobre todo de tipo diésel, la combustión del carbón, petróleo o gas natural, procesos tales como la soldadura al arco, galvanoplastia, grabado de metales y la detonación de dinamita. El NO2, es producido directa e indirectamente por la quema de combustibles a altas temperaturas. Además, el dióxido de nitrógeno puede combinarse con otros compuestos

que en presencia de luz solar forma ozono. También contribuye a la lluvia ácida y al aumento de los niveles de material particulado, debido a la formación de nitratos.

Al igual de lo que ocurre con otros contaminantes, las personas con enfermedades pulmonares obstructivas crónicas y con problemas cardíacos son más sensibles a los efectos del NO2, así como menores de 6 años y mayores de 65 años.

Publicado en .